COLEGIO HOSANNA

Información de la Congregación

Biografía Madre Amadora

La Madre Amadora Gómez Alonso nació en un pueblecito de Salamanca llamado Aldeaseca de Alba el 31 de enero de 1907, y murió en Valladolid el 3 de mayo de 1976.

Ya desde muy joven sintió que Dios la quería para sí, y a los quince años se entregó al Señor e ingresó en la Congregación de las Siervas de San José, donde tenía ya dos tías religiosas. Ella misma dirá en su diario: "Efectué mi ingreso en la Congregación a los 15 años y estuve encajada, satisfecha y entregada a Dios en ella". Desde muy joven le atraía el amor del Corazón de Jesús y mantenía con Él una fuerte intimidad. Así lo ha dejado reflejado en sus escritos.

Siente en su interior muy profundamente que tiene que dedicarse a los pobres y abandonados y ve que en su Congregación no podía realizar el deseo que el Corazón de Jesús insistentemente le pedía. El Señor quiere de ella otra forma de vida pero todo fuera de su Congregación. Ella misma nos dice: "Venía sintiendo en mi interior las frases que en tono lastimero se me venían repitiendo: 'Tengo ansias de reinar', 'Mi Corazón tiene insaciable sed de almas', 'Sígueme en mi Obra de Amor', 'Los pobres, los abandonados...' ". Así se lo hizo sentir el Corazón de Jesús. Y abandonada, puesta en sus manos y con una fe fuerte a lo que Dios le pedía, el 25 de marzo de 1.942, pronunció su incondicional "¡Fiat!" entregándose por completo a la obra que el señor le pedía: la Congregación de Celadoras del Reinado del Corazón de Jesús. Así veía la luz una nueva Congregación en el seno de la Iglesia dedicada a extender el Reino de Jesús en los lugares más necesitados. Después de muchas vicisitudes deja su querida Congregación de las Siervas de San José poniéndose en manos del Señor e iniciando su nueva aventura.

Movida por su ardoroso celo, su deseo de almas y por su ansia de extender el Reino del Amor de Cristo, su vida transcurre llena de entrega y de sacrificio constante. Su ardor por el Reino le lleva abrir nuevas comunidades y a ayudar a muchas personas necesitadas, pero siempre le acompañaba su mala salud que cada vez era más delicada y precaria. Aquejada por una rápida diabetes, marcada por el sufrimiento y por el ansia de ver extendido el Reino de amor del Corazón de Cristo, muere en Valladolid el 3 de mayo de 1976, Fiesta de la Santa Cruz. Sus hijas acogimos su deseo de morir junto al Santuario del Corazón de Jesús tan querido por ella y allí permanecen sus restos esperando que un día, no muy lejano, la veamos glorificada.

 

PENSAMIENTOS DE MADRE AMADORA

  • “La educación es tener esos sentimientos nobles del Corazón de Cristo, ver el Evangelio y no despreciar a nadie”
  • “Solo Dios me ha llenado, me ha dado felicidad y es Él quien llena toda la vida”
  • “Cuando caigas únete al Señor que cayó para ayudarte a levantar”
  • “Alegres, siempre alegres, os lo repito que la santidad no es triste, no, es muy alegre, porque la alegría nos la da Dios”